Aldo Olcese
Presidente de la Fundación Independiente y de la Asociación Nacional Sociedad Civil Ahora y vicepresidente y académico de número de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED)

José Mª Gay de Liébana
Profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona
Académico de número de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED)

Santiago Castellà, senador, director de la Cátedra Tarragona Smart Mediterranean City de la Universidad Rovira i Virgili y académico de número de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED)

Charla emitida a través del canal de YouTube de la Fundación Pro Real Academia Europea de Doctores el pasado 14 de mayo de 2020

Confiados y optimistas

José María Gay de Liébana, profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona y académico de número de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED), y Aldo Olcese, presidente de la Fundación Independiente y de la Asociación Nacional Sociedad Civil Ahora y académico de número y vicepresidente de la RAED protagonizaron el debate “La economía después de la pandemia”, que pudo seguirse a través del canal de YouTube de la Fundación Pro Real Academia de Doctores el pasado 14 de mayo. El senador Santiago Castellà, director de la Cátedra Tarragona Smart Mediterranean City de la Universidad Rovira i Virgili y académico de número de la RAED, ejerció de moderador.

Olcese mostró su optimismo sobre la rápida y completa recuperación económica de la crisis económica que acompaña a la crisis sanitaria y social originada por la Covid-19. “Vamos a recuperarnos pronto porque tendremos una vacuna en un plazo razonable, más pronto de lo que es habitual, y eso me hace ser optimista -reflexionó-. Veo un rebote de la economía en forma de V, muy violento, aunque hay que tratar que los daños actuales no sean irreversibles, y para eso hay que defender las empresas”.

El presidente de la Fundación Independiente y de la Asociación Nacional Sociedad Civil Ahora consideró que una de las conclusiones de esta crisis mundial es que China emerge como nuevo líder. “Es una gran potencia financiera, demográfica y tecnológica y en menos de una década va a superar a Estados Unidos. Así que tenemos que establecer un nuevo marco de relaciones con el gigante asiático”.

Por otra parte, Olcese pidió un Gobierno de concentración para superar la actual situación. Apuntó que el turismo, la construcción y la automoción son los tres sectores esenciales de la economía española más afectados y pidió medidas especiales para ellos, como la flexibilidad en los ERTE, líneas de liquidez y beneficios fiscales. Asimismo, apuntó la necesidad de impulsar planes estratégicos para España. En concreto, un plan de transformación digital, un plan de transición ecológica y un plan de modernización logística.

En cuanto al papel de la Unión Europea, pidió una apuesta firme por los Eurobonos, con un mecanismo de gestión controlado por Alemania, en tanto que motor de Europa y principal garante de su solidez. “Si países como España e Italia flexibilizan sus planteamientos, hay posibilidades de conseguir que Europa apoye la emisión de Eurobonos”, consideró.

Por su parte, José María Gay de Liébana coincidió en la gran afectación que tendrá la pandemia para la economía española, especialmente en un momento en que España no había aprendido la lección de la crisis económica y financiera de 2008 y no había sido capaz de reducir su elevado endeudamiento. “Me preocupa mucho la recuperación, porque desde 2008 España ha gastado más de lo que ha ingresado y para lo último que estaba preparada era para una situación de contingencia como la actual”, consideró.

Para el académico, la recuperación, en cualquier caso, se producirá en forma de V asimétrica. “El segundo vector de la V irá creciendo muy poco a poco y hasta 2023 no veremos la perspectiva despejada”, vaticinó. Cifras en la mano, señaló que la economía española precisa ahora mismo de 400.000 millones de euros, que deberá tratar de conseguir de cualquier forma, sin rechazar el rescate como una posibilidad.

Gay de Liébana también pidió un plan específico para el sector turístico, que constituye el 25% de la economía española, y para el sector de la automoción, además de ver tan necesario como urgente una reindustrialización. Se felicitó por el saneamiento de la entidades financieras y abogó por la potenciación de la sanidad y las universidades como nuevo eje vertebrador de desarrollo.

En cuanto al escenario internacional que dejará esta crisis, también coincidió con Olcese en el papel preponderante de China. “China ya es la tercera potencia mundial por PIB tras Estados Unidos y la Europa de los 27, si es que la consideramos como una economía única. Además, ha sido capaz de vislumbrar el futuro de la tecnología y le quitará el liderazgo a Estados Unidos en breve. Es más, va incluso a acabar haciéndose con Europa”, presagió.