La Real Academia Europea de Doctores acoge como académicos de honor a los reconocidos hermanos Roca

Joan Roca, Josep Roca y Jordi Roca, los reconocidos chefs que están al frente del Celler de Can Roca, ingresaron como académicos de honor de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED) durante una ceremonia de admisión conjunta que se celebró el pasado 11 de marzo en el Salón de Actos de Fomento del Trabajo Nacional, sede de la RAED. Los recipiendarios leyeron el discurso de ingreso “De la Tierra a la luna”, desarrollado en primer lugar por Josep Roca y después por Joan Roca que habló en nombre propio y seguidamente en nombre de Jordi Roca, que tuvo que ausentarse a última hora por causas familiares. Le respondieron en nombre de la Real Corporación el académico de número y rector honorario de la Universidad Abad Oliba Joan Francesc Corona, el académico de número y miembro de la Junta de Gobierno Santiago Castellà y el también académico de número y presidente del Instituto de Cooperación Internacional de la RAED José Ramón Calvo. Siguieron el acto las 250 personas que completaron el aforo de la sala, entre ellos 70 académicos togados.

Josep Roca explicó durante la intervención que abrió el discurso conjunto de ingreso que Jean Anthelme Brillat-Savarin, en su “Fisiología del gusto” de 1825 “nos hablaba, visionario, de la futura entrada de la gastronomía en la academia prometida por los oráculos. Nos llena de orgullo poder ver y poder vivir cómo la gastronomía se ha abierto paso efectivamente desde de un poso literario inestimable, de siglos, hacia su reconocimiento académico y universitario. Ciencia culinaria, ciencia gastronómica, son hoy términos que nadie discute, y este es un reconocimiento cocinado en el tiempo, en el que hoy se añade un pequeño capítulo más que tenemos la suerte de poder vivir en primera persona”.

Por su parte, Joan Roca aseguró que su evolución en el mundo de la gastronomía había sido natural. “La historia de una cocina sencilla que ha ido evolucionando de manera natural y se ha ido modificando a través del diálogo con la ciencia y los pequeños productores. Nuestro sueño al principio era crear un lugar distinto al restaurante de nuestros padres, con una cocina sin límites creativos que pudiese emocionar a los comensales, ofrecerles un viaje sensitivo, explorar las posibilidades de la experiencia gastronómica. Nos comprometimos con la creatividad, la innovación y la generosidad para poder alcanzar nuevos caminos hacia la experiencia gastronómica total”, señaló.

El mayor de los Roca habló en nombre de su hermano Jordi para agradecer el reconocimiento de la Real Academia. “Es un gran honor que nos llega en el momento de madurez conceptual y técnica que nos da el bagaje de estos 30 años de proyecto con El Celler de Can Roca. Estamos satisfechos de haber creado una estructura humana en La Masia (I+R), con un equipo multidisciplinar que nos mantiene comprometidos con la innovación y la creatividad para el futuro”, leyó las palabras del menor de la saga.

Los tres hermanos han recibido el Premio Nacional de Gastronomía y las principales guías de restauración, así como los críticos nacionales e internacionales, han reconocido el trabajo de El Celler de Can Roca durante sus más de 30 años de existencia. En 1995 llegó la primera estrella Michelin; en 2002, la segunda, y el 25 de noviembre de 2009, la tercera. En 2009 la revista inglesa “Restaurant Magazine” situó el restaurante de los Roca como el quinto de los 50 mejores del mundo. En 2010 subieron hasta la cuarta posición, y en 2011 y 2012, a la segunda. En 2013 y 2015, a la primera posición. A partir de este año 2019 ya estarán en el cuadro de honor permanente de esa clasificación.

Clausuraron el acto Alfredo Rocafort, académico de número y presidente de la Junta de Gobierno de la RAED, y Josep Sánchez Llibre, presidente de Fomento del Trabajo Nacional. “Es la primera vez que nuestra corporación recibe como miembros a tres de los más distinguidos representantes a nivel mundial de una nueva disciplina que aúna la creatividad y la ciencia, denominada gastronomía y artes culinarias y que ya ha ido adoptando carta de naturaleza académica en instituciones tan prestigiosas como la Universidad de Harvard, en donde nuestros nuevos académicos han sido invitados a dar algunas conferencias”, destacó Rocafort. “Los valores profesionales y humanos que han proyectado al mundo entero los nuevos académicos de honor de la RAED son los que estaban en la mente de los industriales que en 1771 fundaron Fomento”, señaló Sánchez Llibre, quien alabó la intensa actividad de la Real Academia y se enorgulleció de acogerla en su seno.

Discurso de ingreso: De la Tierra a la luna

 

Esta entrada también está disponible en: caCatalà