José Luis Bonet, académico de número electo de la RAED, reflexiona sobre la encrucijada en la que se encuentra el Ejecutivo de Pedro Sánchez

José Luis Bonet

José Luis Bonet

José Luis Bonet, reconocido gestor empresarial al frente del Grupo Freixenet, presidente de la Cámara de Comercio de España y académico de número electo de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED), insta a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, a convocar elecciones anticipadas si es incapaz de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Bonet realiza ésta y otras reflexiones en una amplia entrevista publicada por el diario “Expansión” el pasado 18 de enero. El futuro académico no elude posicionarse sobre los que considera los principales retos para la economía española: la desaceleración económica y la crisis de Cataluña. Asimismo, aborda la falta de financiación pública de las cámaras de comercio.

Para Bonet, la propuesta presupuestaria del Ejecutivo de Sánchez es “excesivamente optimista en el apartado de ingresos tributarios”. El presidente de la Cámara de Comercio considera que la política fiscal tiene que ser coherente con la economía social de mercado, en la que la empresa es el motor fundamental. “Por lo tanto -argumenta-, puede no ser bueno que se cargue excesivamente sobre el mundo empresarial. Éste es el punto débil del proyecto de los Presupuestos”.

Bonet es especialmente crítico en la gestión que el Gobierno está realizando sobre el sistema público de pensiones y sugiere una jubilación voluntaria, sin los actuales límites de edad. “Es evidente que las pensiones son un problema, pero la subida de las bases máximas de cotización no deja de ser un parche. Y la responsabilidad de las fuerzas políticas del Pacto de Toledo es llegar a un acuerdo que afronte el problema. No tiene ningún sentido que, por ejemplo, no se deje trabajar a gente que está en plenas facultades. La esperanza de vida y la capacidad de las personas han mejorado. Es una malversación de recursos humanos”.

Sobre el conflicto catalán, Bonet insiste en el diálogo a diferentes bandas, aunque siempre dentro del actual marco legal que amparan las instituciones internacionales. “En Cataluña hay que hacer un esfuerzo por la concordia. El problema existe y hay que trabajar en esta dirección, por el diálogo. Eso sí, no se pueden cruzar las líneas rojas que plantea la Constitución: democracia, Estado de Derecho, Estado del Bienestar, economía social de mercado y, si me apura, unidad de mercado, monarquía parlamentaria y alguna cosa que no está en la Constitución como la Unión Europea y la OTAN“, considera.

Esta entrada también está disponible en: caCatalà enEnglish