Aldo Olcese, presidente de la Fundación Independiente, ingresa como académico de número de la RAED

Acto de ingreso en la RAED del Dr. Aldo Olcese SantonjaAldo Olcese, presidente de la Fundación Independiente, ingresó como académico de número de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED) durante una ceremonia que se celebró el pasado miércoles, 27 de marzo, en el Salón de Actos de Fomento del Trabajo Nacional, sede de la RAED. El recipiendario leyó el discurso de ingreso «Los retos de la sociedad civil en una democracia avanzada». Le respondió en nombre de la Real Corporación, su presidente, el académico de número Alfredo Rocafort. El acto fue seguido por más de 130 asistentes y 30 académicos. Doctor en Economía Financiera y académico de número de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, Olcese es desde hace dos décadas la cabeza visible de la corriente de pensamiento económico vinculada a la responsabilidad social de la empresa y al buen gobierno corporativo, del que ha sido pionero en España.

El nuevo académico inició su intervención planteando una definición de la sociedad civil tan sencilla como certera: «sociedad civil somos todos aquellos que somos administrados por quienes representan al Estado en sus diversas manifestaciones». A partir de ahí destacó las diferentes formas de articulación de la ciudadanía más allá de los partidos políticos de todo signo y reseñó los males endémicos que han acuciado en España a la sociedad civil a lo largo de la historia. «España es un país donde el peso de la política es agobiante. La estructuración de la sociedad civil es débil y generalmente satelizada de los poderes políticos o de los poderes empresariales. Muchas de las entidades de la sociedad civil están clientelizadas por el dinero recibido del sector público o de las grandes empresas, y despliegan iniciativas de ciudadanía que al final tienen finalidades de control político o de interés empresarial específico y no general. Lamento dejar esta mala sensación en el aire, pero sólo un realismo sincero y constructivo nos permitirá encarar los problemas y evolucionar hacia una democracia avanzada», señaló.

“Se hace cada vez más frecuente escuchar que el modelo de la democracia representativa está en entredicho por el advenimiento creciente de los populismos, amparados en las ‘fake news’ y en la manipulación social, pero también (y honesto es reconocerlo) en un abuso imperdonable de buena parte de la llamada política convencional en connivencia con algunos de los poderes económicos».

Para Olcese, esa democracia a la que debe aspirar la sociedad española se debe construir desde la base y establecerse en todas sus estructuras, desde la empresa a los medios de comunicación y la Administración de Justicia. «Se hace cada vez más frecuente escuchar que el modelo de la democracia representativa está en entredicho por el advenimiento creciente de los populismos, amparados en las ‘fake news’ y en la manipulación social, pero también (y honesto es reconocerlo) en un abuso imperdonable de buena parte de la llamada política convencional en connivencia con algunos de los poderes económicos». Llegados a este punto, para el nuevo académico una democracia avanzada no ha de fundamentarse, «como hasta ahora se ha tendido a creer, en un Estado protector que toma las decisiones por nosotros incluso en lo esencial e íntimo. Sino en la responsabilidad individual ejercida colectivamente a través de una sociedad civil participativa e independiente, autosuficiente y autofinanciada por personas más que por instituciones», considera.

Rocafort, por su parte, glosó la figura académica, profesional y personal de Olcese y se congratuló de acogerlo en la Real Academia, una institución con la que viene colaborando desde hace tiempo y a la que, de hecho, ya ha venido representando en los últimos meses en Madrid desde su despacho profesional. «Es difícil entender nuestra realidad económica y empresarial, su devenir y sus inflexiones, sin conocer la activa participación de Aldo Olcese y la impronta de su pensamiento regeneracionista en las grandes reformas modernizadoras de la economía española contemporánea, cómo son la primera Reforma del Mercado de Valores en los años 80; la Reforma del Gobierno Corporativo realizada en 2006; las Reformas en la Función Pública del año 2007; la trascendente Reforma de los Mercados Financieros Europeos del año 2005; la compleja Reforma en el ámbito de la Propiedad Intelectual y su implicación en Internet en 2011 y 2012. Y finalmente, la Reforma del Sector Eléctrico de los años 2012 y 13″, destacó Rocafort del recipiendario.

 

Discurso de ingreso

 

Esta entrada también está disponible en: caCatalà enEnglish