La Fundación Clarós realiza una nueva intervención en una antigua república soviética que ha apostado por abrirse a Occidente

La Fundación Clarós, fundada por el académico de número y vicepresidente de la Junta de Gobierno de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED) Pedro Clarós, realizó entre los pasados 11 y 18 de octubre una nueva misión humanitaria, que esta vez tuvo en Uzbekistán su ámbito de actuación. Un equipo de la Fundación se sumó al personal local de los hospitales Akfa, Hayat y Olam de la ciudad de Taskent, la capital uzbeka, para realizar diversos cursos de formación y practicar una cuarentena de cirugías de oído,  maxilofacial y plástica facial, además de realizar implantes cocleares para recuperar la audición de pacientes con diversos grados de sordera. La Fundación también firmó un convenio con la principal Facultad de Medicina del país para colaborar y organizar cursos de disección del hueso temporal y otras materias.

Vedado para el turismo durante las décadas en que formó parte de la Unión Soviética, Uzbekistán fue uno de los 15 estados que se independizaron de la URSS en 1991. Desde entonces, el primer presidente de la nueva república, Islom Karimov, mantuvo al país aislado hasta su muerte en 2016. Con la llegada del actual Presidente, Shavkat Mirziyoyev, el país ha abierto sus fronteras y se ha posicionado internacionalmente gracias a las inversiones que han permitido sus recursos naturales. El actual gobierno ha construido magníficos hospitales, pero no hay especialistas de primera línea. De ahí que la política del Gobierno es invitar a profesionales internacionales en todas las especialidades para instruir y formar a los médicos y especialistas locales.

Constituida hace más de dos décadas, la Fundación Clarós ha realizado ya más de un centenar de misiones en una veintena de países de África, Asia y Europa, donde ha llevado a cabo intervenciones sobre tumores de cuello y de cara, reconstrucciones de la cara por traumatismos y enfermedades tropicales e incluso por amputaciones. Cirugías a las que los beneficiarios no tenían acceso. A estas misiones se suman las becas formativas que concede a facultativos de otros países, con estancias en Barcelona de hasta seis meses.

La Fundación Clarós y la RAED suscribieron un convenio de colaboración que compromete a la Real Academia a patrocinar las acciones solidarias de la fundación y a sumarse de forma activa a los actos que celebra en Barcelona y otras ciudades españolas para dar a conocer su labor y obtener financiación.

 

Esta entrada también está disponible en: caCatalà enEnglish