Escudo de la Orden de la Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén

Escudo de la orden de la caballería del santo sepulcro de Jerusalén

Francisco López Muñoz, académico de número de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED), fue investido y cruzado caballero de la Orden Militar y Pontificia de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, Lugartenencia de España Occidental, Capítulo Noble de Castilla y León, durante una ceremonia celebrada en la Catedral de la Encarnación de Málaga el pasado 28 de octubre. Ofició la ceremonia el prior de la Lugartenencia, Carlos Cardenal Amigo, en presencia del Lugarteniente, el teniente general duque de San Pedro de Galatino, Juan García Martínez.

Dr. Francisco López Muñoz, investido caballero de la Orden Militar y Pontificia de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén

Dr. Francisco López Muñoz

La Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén es la orden de caballería más antigua de la Cristiandad. Fue creada en el año 1098 por el artífice de la Primera Cruzada, Godofredo de Bouillón, duque de la Baja Lorena y protector del Santo Sepulcro. Los caballeros sepulcristas constituían una guardia noble, que velaba y custodiaba con sus armas noche y día el Santo Sepulcro vacío de Jesucristo, defendiendo las murallas de la ciudad de Jerusalén, protegiendo a sus habitantes y acompañando a sus reyes en las batallas.

En la actualidad es una de las dos órdenes de caballería, junto a la Orden de Malta, reconocida por el Estado del Vaticano y su objetivo es velar por los Santos Lugares y la presencia cristiana en Tierra Santa, territorios que ocupan hoy Israel, Palestina, Jordania y Chipre, incluyendo el soporte del Patriarcado Latino de Jerusalén. La orden mantiene una enorme obra social, centrada en la construcción y mantenimiento de escuelas, universidades, hospitales y residencias de ancianos.

Los caballeros son nombrados por el Gran Magisterio de la Orden, en nombre del pontífice, quien como su jefe supremo y jefe del Estado Vaticano, otorga el plácet al nombramiento y concede la nobleza personal al candidato si éste no aporta nobleza de sangre. Los caballeros de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén llevan aparejados otros nombramientos, como el de conde del Sacro Palacio de San Juan de Letrán y, sólo en España, el de canónigo honorario de la Colegiata de Santa María de Calatayud.

This post is also available in: caCatalà enEnglish