Luis Pons Puiggrós, ingeniero y doctor en Administración y Dirección de Empresas, alerta del cambio de paradigma que creará la inteligencia artificial en la economía y la sociedad del siglo XXI en “Lo disruptivo y el futuro: tecnología y sociedad en el siglo XXI”, su discurso de ingreso como académico correspondiente en la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED), que leyó en Barcelona el 19 de diciembre. Le respondió, en nombre de la RAED, el académico de número José Ramón Calvo.

“La innovación tecnológica facilita que las utopías se transformen en realidades. Ejemplos del paso de utopía a realidad son presentes en la literatura, como el ‘Viaje a la Luna’ de Julio Verne, que condujo a la realidad de los viajes y las estaciones espaciales actuales. Nuestra utopía de la inteligencia artificial también se hará en breve una realidad palpable -explicó el recipiendario-. Ejemplos como los robots en manufactura, los equipos para operaciones quirúrgicas con técnicas no agresivas o los vehículos sin conductor fueron imaginados y finalmente realizados”.

Se está preparando una gran revolución, ya que los computadores van a superar la capacidad de procesado del conjunto de cerebros humanos del planeta”

Pons Puiggrós, sin embargo, alertó que en esta ocasión la inteligencia de las máquinas superará por capacidad a la de toda la población mundial, con unas consecuencias difíciles de determinar. De entrada, consideró, modificarán el funcionamiento de la sociedad tal y como lo conocemos desde que hace siglos se organizó el sistema laboral. “Los robots, como en su momento la máquina de vapor, van a modificar el vínculo de muchísimas personas con su entorno laboral y requerirá modificar las reglas de subsistencia por la vía salarial, ya que será difícil vincular ingresos a puestos de trabajo”, consideró.

Acto ingreso del Dr. Luis Pons Puiggrós

Dr. Luis Pons Puiggrós

A eso se suma el poder de destrucción que de forma voluntaria o involuntaria ha tenido el hombre al llevar a cabo estos cambios tecnológicos disruptivos. Si la deforestación, la contaminación o la explotación de recursos o personas han sido efectos nocivos de la industrialización, el nuevo académico también cree que la robotización y la inteligencia artificial puede no ser inocua o gratuita y tener consecuencias indeseables y difíciles de controlar o redirigir. “Esta capacidad de creación y destrucción se ha visto en los siglos anteriores. Las tecnologías de la información y los medios que se dispondrán antes de la mitad del milenio permiten valorar la existencia de una confluencia de razones que están preparando una gran revolución, ya que la capacidad de computadores mundial va a superar la capacidad de procesado del conjunto de cerebros humanos del planeta”, alertó el autor.

Formado como ingeniero químico, una titulación a la que después sumó la de ingeniero industrial, Pons Puiggrós combinó su especialidad técnica con los estudios en gestión empresarial que le llevaría a doctorarse en esta especialidad. En su trayectoria profesional también ha transitado y combinado ambos campos, ejerciendo como director comercial, responsable de servicios financieros, gerente, director operativo y director general de importantes sociedades, tanto privadas como públicas, así como consultor independiente. En el ámbito de la docencia, es profesor de Gestión de Proyectos y de estudios de tercer ciclo en la Universidad Politécnica de Cataluña. Es miembro de la Asociación Química Americana y preside la Asociación del Foro de Lloret.

 

Ver el discurso de ingreso

Esta entrada también está disponible en: caCatalà enEnglish