Jordi Martí, académico de número y miembro de la Junta de Gobierno de la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED), participó en el último de los Encuentros en La Vanguardia para analizar el futuro de Barcelona como capital económica del sur de Europa con otros expertos y representantes de la sociedad civil y empresarial barcelonesa como Marc Rodríguez, director general del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona; Jaume Collboni, vicepresidente de Desarrollo Económico y Social del Área Metropolitana de Barcelona; Christoph Tessmar, director del Barcelona Convention Bureau; Mateu Hernández, presidente de Barcelona Global, y Antoni Bover, presidente de Cámara de Comercio Francesa de Barcelona. Las conclusiones del encuentro se publicaron el pasado domingo, 13 de mayo, en el suplemento de información económica Dinero de La Vanguardia.

Los participantes en este encuentro coincidieron en que Barcelona necesita consolidar su liderazgo como capital mundial de congresos con un plan estratégico de futuro, elaborado entre las administraciones públicas y la iniciativa privada, con un horizonte que vaya más allá de los ciclos políticos para dotarlo de la suficiente estabilidad y visión de futuro.

Rodríguez señaló que lo fundamental en el liderazgo de Barcelona como organizadora de ferias y de congresos ha sido el éxito que tiene la colaboración entre las administraciones públicas y la iniciativa privada. Collboni insistió en la necesidad de que la ciudad se dote de un plan que defina una visión económica de alto valor añadido, de ­base digital y sostenible. Tessmar, por su parte, dio valor a las cifras apuntando que en 2017 se han llegado a celebrar en la ciudad 2.174 reuniones de todo tipo que han proporcionado un impacto económico de 1.850 millones de euros.

Jordi Martí destacó que Barcelona es la única ciudad no capital de Estado que está entre las primeras del mundo en congresos y que ello se debe exclusivamente a la iniciativa de la sociedad civil. Mateu Hernández se preguntó sobre la posibilidad de que se gestionen conjuntamente el Centro de Congresos Internacional de Barcelona y la Feria de Barcelona y Bover consideró que el Ayuntamiento de Barcelona debe valorar en toda su dimensión la gran aportación que realiza este centro a través de su gran red internacional para la atracción de congresos.

 

Dr. Jordi Martí Pidelaserra

Esta entrada también está disponible en: caCatalà enEnglish