Pere Costa Batllori, académico emérito de la Real Academia de Doctores (RAD), catedrático de la Escuela Superior de Agricultura de la Universidad Politécnica de Catalunya y autor de más de un centenar de estudios sobre alimentación animal, denuncia en un artículo que publica el número 6 de Tribuna Plural, la revista de la RAD, la ambigüedad de la legislación europea sobre la producción agraria ecológica. Para Costa Batllori, las reglamentaciones actuales se centran en exceso en la prohibición de los organismos modificados genéticamente para la producción de piensos sin entrar en su análisis ni incidir en la mejora de la calidad del producto.

“La legislación actual ampara el medio ambiente, el manejo y el bienestar animal, pero eso no siempre representa una influencia clara sobre la calidad de la leche, la carnes y los huevos producidos bajo sus indicaciones -detalla el investigador-. La seguridad alimentaria de estos productos no tiene por qué ser considerada superior a los de las granjas comerciales”.

En algunos casos, prosigue Costa Batllori, la alimentación de animales criados con productos que la legislación considera ecológicos y los criados con los que no están bajo este amparo no presenta diferencias significativas. “La diferencia más evidente entre un pienso para una granja convencional y otro para una granja ecológica reside en la ausencia de éste último de organismos modificados genéticamente, sin entrar en su inocuidad. Por otro lado, la elección o rechazo de determinadas material primas para la fabricación de piensos ecológicos entre el listado de productos también autorizados en la alimentación no ecológica no presenta ningún argumento sostenible, a excepción de los herbívoros, en cuyo caso se limita extraordinariamente la producción animal intensiva”.

This post is also available in: caCatalà enEnglish