La escritora y expresidenta de Ecuador Rosalía Arteaga considera de instituciones como la Real Academia Europea de Doctores-Barcelona 1914 (RAED) deben asumir un papel central en la demanda de soluciones científicas y universales para los retos que afronta la nueva sociedad “glocal”, desde el progreso al futuro medioambiental. Arteaga hizo estas reflexiones ayer, ante más de 80 académicos, durante su discurso de ingreso como académica honoraria de la RAED junto a Erik Maskin, premio Nobel de Economía en 2007; Ernesto Kahan, premio Nobel de la Paz en 1995, y Leslie Griffith, directora del Benjamin and Mae Volen National Center.

Maskin, por su parte, incidió en la importancia capital de los estudios económicos sobre el medio ambiente, en tanto que Kahan destacó que el principal problema que afronta la humanidad es acabar con la pobreza, que afecta a más del 80% de la población mundial. Griffith acabó repasando sus estudios sobre el bienestar y las enfermedades vinculadas a la falta de sueño.

El presidente de la RAED, Alfredo Rocafort, agradeció a los nuevos académicos su interés por sumarse al proyecto internacional que ha emprendido la Academia y aseguró tomar buena nota de sus demandas y líneas de trabajo.