Podrán ser nombrados Académicos de Honor las personalidades de cualquier nacionalidad que hayan prestado servicios relevantes a la Academia o hayan alcanzado un destacado prestigio público.

Los Académicos de Honor prepararán y leerán ante la Academia un discurso de ingreso y podrán asistir y ocupar un lugar en el estrado en las sesiones públicas, presentar trabajos científicos, disertar sobre su dedicación y ostentar la Medalla de la Academia.